Fuentes, historia y más

Te invitamos a un recorrido por diferentes momentos de nuestra historia, para entender más nuestras fuentes, pasado y muchas otras cosas que hicieron que llegáramos hasta el día de hoy.

  • VIDA JUDIA: Fuentes 1 nota

    El calendario hebreo

    El calendario hebreo es una mezcla de ciclo solar y lunar, pensado de esta manera para cumplir con el versículo (Bereshit 1:4) “que sirvan como señales para las festividades, los días y los años” que aparece en el relato del cuarto día de la creación, cuando Dios colocó en los cielos el sol y la luna.

  • VIDA JUDIA: Fuentes 2 nota

    David HaMelej (“el rey”)

    David fue el menor de 8 hermanos, hijo de Ishai, de la tribu de Iehuda. Dedicó su infancia al pastoreo de ovejas y aun siendo joven se presentó en la batalla del Valle de Ela, contra los filisteos. Ofreciéndose como voluntario derrotó al enorme Goliat, el soldado más temible de los enemigos de Israel, con una piedra y una honda. (Shmuel I 17:50).

  • VIDA JUDIA: Fuentes 3 nota

    El Shofar: Tiempo de reparación

    Durante todo el mes de Elul, al finalizar cada Tefilat Shajarit (rezos de la mañana), se hace sonar el Shofar con 4 sonidos: Tekia, Shevarim, Terua y Tekia (nuevamente). Estos sonidos nos van preparando para Rosh Hashaná, que también es llamada “Iom Terua”, el día del toque del Shofar.

  • VIDA JUDIA: Fuentes 4 nota

    Rab Saadia Gaón

    Tras la compilación final del Talmud y la caída definitiva de Israel como centro de la vida judía, Babilonia se convirtió en la guía y luz para la diáspora de todo el mundo.

  • VIDA JUDIA: Fuentes 5 nota

    Shaul, primer rey de Israel

    Cuando el pueblo hebreo entró a la tierra de Israel después de 40 años en el desierto, fue conquistando espacios con Ioshúa al mando. Se fueron asentando en las distintas zonas que le correspondían a cada tribu y comenzaron a surgir problemas con los pueblos vecinos.

  • VIDA JUDIA: Fuentes 6 nota

    El Shofar: Tiempo de reparación

    Shlomó sucedió a su padre David por elección de este último (965 a.e.c.), salteando a varios hermanos mayores en la línea de sucesión, y David no se equivocó. Shlomó es destacado como un rey sumamente sabio, la tradición judía le adjudica la escritura de tres libros del TaNaJ: Shir HaShirim (Cantar de los cantares), Mishlei (Proverbios) y Kohelet (Eclesiastés).